10 mayo 2008

Sr. Chinarro y Acuarela


Es bien sabido que la razón por la que nació Acuarela fue, en un primer momento, para publicar el 7" de debut de Sr. Chinarro, "Pequeño Circo". Luego las cosas se fueron sucediendo frenéticamente y como sucede con la (inexistente) máquina del movimiento perpetuo, no hemos parado. Ni hemos querido ni hemos podido.

De nuestra relación con Antonio Luque podría escribirse un libro. Y creo que sería un buen libro. En mi memoria se mezclan ahora anécdotas reales y otras inventadas. En ocasiones la verdad era más desquiciante que los rumores que de vez en cuando se oían por ahí. Desde siempre he sido un gran admirador de Luque, no solo como artista, cantante o compositor, sino como persona que sabe que la única forma válida que tenemos para no ahogarnos en nuestra vida cotidiana es el humor (igual que para Nacho Vegas es la "sinceridad", es decir, ser tan sinceros que parezca ficción, y de ahí crear un personaje que sea una paradoja en sí mismo). Antonio es un gran humorista. De la raza de andaluces que no saben contar chistes, o que van a la feria en gabardina, o que prefieren un plato de pescaito frito a un concierto de Dominique A.

Me alegra que Sr. Chinarro estén en un momento tan dulce. "Ronroneando" me parece su mejor disco. Esto sonará raro, habiendo publicado clásicos como "El porqué de mi peinados", "Noséqué-nosécuántos" o el incomprendido "La primera ópera envasada al vacío" (para muchos, la cumbre "rarita" del grupo), pero lo digo sin ironía alguna.

Como todo artista que lo es desde que se levanta hasta que se acuesta (y hasta en sueños) Antonio siempre ha sido fiel a sí mismo, para bien y para mal, pero sobre todo, para bien.

Y sus letras. "Pura matemática", afirma Jota de Los Planetas. Y es verdad. Analizadas con un poco de interés y algo (tampoco nos pongamos pedantes) de cultura popular, y también de la "seria" (que todo vale), todo lo que ha escrito Antonio tiene sentido. Sota, caballo y rey.

Al principio se decía que sus textos eran surrealistas, luego se añadió lo de "costumbrista", y de ahí a mencionar como influencias del grupo a músicos o escritores que desconocían por completo faltaba muy poco.

No será la última vez que hable de Sr. Chinarro en este blog. Debo repasar mentalmente 15 años de trayectoria que en su mayor parte han estado vinculados a las canciones del sevillano, a sus penas y alegrías, a estados de ánimo y a los míos. Tengan paciencia, que acabo de empezar y esto tiene mucha miga.

Reproduzco aquí una crítica (mía) de "Ronroneando" recientemente publicada en Rock de Lux. En ella intento sintetizar todo lo que pienso y siento sobre Sr. Chinarro y Antonio Luque, quizás torpemente y sin poder explayarme todo lo que quería.

RONRONEANDO: "La primera tentación es pensar que “Ronroneando” es el mejor disco de Sr. Chinarro. No pasa nada, porque lo mismo viene sucediendo desde hace años y en varias etapas. La segunda consiste en descifrar sus letras partiendo de premisas hoy desfasadas. Pero los esquemas y las flechas, los sinónimos, brújulas y mapamundis ya no nos sirven. Antonio Luque es la única persona genial que he conocido. “Genial” no dicho con el mismo espíritu liviano del que se confiesa “deprimido” sin hacer vivido nunca lo que de verdad es la depresión. Genial con todo su peso, abstracto y trágico, sentido y permanente. Genial como pueden serlo los artistas serios capaces de cantar, tan alegremente, que “El tiempo pone cada cosa en su lugar / Ya veremos cuando”. Y “Ronroneando” es cosa seria. Antonio insiste en hacerse entender. Y como sucede con ciertos misterios del arte y de la vida, cuanto más intenta ser transparente, más hermético se vuelve. Sí, se trata de un álbum sobre el amor y el desamor, donde se dicen cosas como “El bicho que te ha picado / bien merece un documental” (“Los Amores Reñidos”), un conjunto de canciones bien definidas, bien rematadas. Pero una vez lidiamos con la retahíla de siempre (New Order, Aute, Andalucía, el refranero...), nos damos cuenta de que es imposible interpretar con esta desarmante emoción a no ser que uno se tome su oficio con la integridad que merece. Son incontables sus aciertos líricos y musicales: la congoja de “El Gran poder”, la ironía de “San Antonio”, la emotividad pop de “Los Ángeles”. Se intuye un cierto ajuste de cuentas, una purga sentimental, anticipo de todo purgatorio que se precie. Escucho “Ronroneando” una y otra vez, intentando dar con la clave, aparcar en sus cunetas para poder contemplarlo mejor. Y no puedo dejar de asombrarme ante este montón de poemas que una y otra vez me dejan, por dentro y por fuera, hecho un poema".

5 comentarios:

manolo dijo...

cuesta discrepar ante alguien que tiene muchísimo más fundamento que uno para hablar de antonio luque, pero lo voy a hacer.

ronroneando no me parece lo mejor de sr. chinarro. es más, me atrevería a decir que casi no es sr. chinarro. no al menos aquél que daba conciertos tan llenos de magia como faltos de profesionalidad en fun club o la desaparecida sala gen sevillana. o el que hacía del caos inspiración y era capaz de mejorar temas como ¿qué puedo hacer? cambiándole de forma absurda la letra.

muchos somos los que echamos de menos aquellos momentos y aquellas canciones cuando escuchamos cualquiera de los temas de su nuevo disco. y escuchar los amores reñidos con la cabeza puesta en tu
casa o la mía noes buena señal.

igual el problema es ése, no aceptar que son distintos.

Anónimo dijo...

A mi tampoco me parece su mejor disco, pero me gusta mucho. La verdad es que me costaría elegir cual es para mí su mejor disco, pues casi todos me gustan, en sus muy diversos estilos. Es cierto que han ido cambiando, conforme cambiaban los componentes del grupo, pero al final siempre sobresale la genialidad de Antonio Luque. Me parecen imprescindibles Compito, El porqué de mis peinados, Nosequé-nosecuantos y la Primera ópera, pero hay que quitarse el sombrero ante El fuego amigo, en un estilo ya muy distinto. La vida cambia, las personas cambian y Sr. Chinarro ha cambiado, pero me siguen gustando sus letras y su música.

Wookie dijo...

Dicen los viejos del lugar que dios los cría y ellos se juntan. Así que si la relación entre Acuarela y Chinarro ha aguantado el embite de los años, las tensiones y las distensiones, por algo será.

Y qué más da si es o no el mejor disco de Chinarro. Posiblemente no lo sea por una cuestión de probabilidades; pero también dependerá del ánimo en que uno se lo lleve a los oídos. Yo, hoy, me llevaría El mundo según a una isla desierta, pero me reservo el derecho a cambiar de opinión en cuanto me dé la gana.

Si no podemos decir cuál es el mejor disco de The Cure, no veo porque habría que poder elegir entre los de Luque.

vinos POP dijo...

Llego tarde pero me da igual... La idea del blog me parece genial, tu crítica de 'Ronroneando' en la RdL me parece genial, Sr. Chinarro me parece genial. Luque más. Sus discos me parecen geniales, desde el primero al último. Y que estéis de aniversario y lo celebréis tan bonito es, simplemente, genial.

Y una, que siempre ha sido un poco excesiva y de mal explicar, tenía que soltar todo esto de alguna forma.

Aunque sea tarde.

diego j. dijo...

me gustó mucho tu crítica cuando la leí en rdl. y tb, claro está, el disco de luque, sincero y emocional. además, creo que luque es de los únicos artistas de los que puedo escuchar toda su discografía sin desechar ninguno de sus discos.
un saludo