12 agosto 2008

Grouper, Liz Harris, yo (eso quisiera)...


Pocas veces me veo tan desamparado como cuando tengo que defender a Grouper. Para muchos su música es directamente autista. O más bien, perfecta para los pacientes de síndrome de Asperger (es decir, personas incapaces de sentir empatía, de interpretar cualquier sentimiento ajeno, de entender una broma o una ironía o de utilizar voluntariamente el lenguaje corporal), aunque también se llegue a plantear si la única enferma es la misma Grouper (o sea, Liz Harris), enamorada de su propio ombligo perfecto. De hecho, en el pasado Tanned Tin hubo quien ya tenía marcada con una X su actuación para aprovechar e irse a almorzar. Y luego fue una de las sensaciones del festival, agotó su merchandising y maravilló a unos cuantos con su arsenal de sonrisas y reverberaciones. Mucha tela para una artista supuestamente gélida, monocromática, cerebral. En realidad no lo es en absoluto. Donde otros ven paisajes helados, yo veo pura lava. Donde algunos pronuncian “ambient” yo veo carne, sangre, ojos, intestinos. Cada vez que se desliza la palabra “aburrimiento” yo me acuerdo de This Mortal Coil, o del primer Ep de Slowdive, o del “Starsailor” de Tim Buckley. Gracias a un puñado de discos y colaboraciones (con Xiu Xiu, con Inca Ore…) y sobre todo de la mano de este “Dragging a Dead Deer Up a Hill” Grouper ha definido su sonido sobre la base de las capas superpuestas, las voces susurrantes, los efectos, los pedales, las estructuras delicadas, las letras sobre el amor y la pérdida, los ecos que viajan de una pared a otra, dentro de una cueva, en el interior de un acantilado. Pero, puedo asegurarlo, ella no vive allí, es solo una metáfora. Ella está viva, respira, tiene órganos internos, entrañas que laten como las de los demás. Liz se siente humana, nos hace sentir humanos, y ha firmado el que para mí es, desde ya, el mejor disco del 2008.

Grouper, para enamorarse

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Te has arrepentido, Jesús? ¡Espero que sí!

Jorge VF dijo...

Sin duda lo será. Yo lo tenía claro y lo esperaba con muchísimas ganas. Heavy Water/I'd rather be sleeping es uno de esos temas que podrían sonar eternamente.

Al ver la entrada me ha dado un vuelco el corazón. Sería increíble que repitiese. Aunque sé que es casi imposible.

Rita dijo...

¡Totalmente de acuerdo! no sé si es el mejor disco del 2008, me agrada un poco más el de Lau Nau. También es verdad que es su disco que más entra, pero de que es maravillosa, lo es!

Ojalá repita este año en el festival.

Jesús Llorente dijo...

Me temo que salvo sorpresa mayúscula... no repetirá... pero está en cartera para una nueva visita, ya por salas de conciertos... Me alegra saber que hay más fans, que no soy el único mohicano.

Jesús Llorente dijo...

Me he arrepentido, como tantas otras veces. Me arrepiento de haberme arrepentido también. Ya ves...

Bayo dijo...

Escribo yo también para mostrar que hay más fans; para mi fué uno de los mejores momentos junto a Tarentel del pasado Tanned Tin-lástima que este fuese tan corto- acentuado por el hecho de lo inexperado que resultó. Mi novia y yo corrimos a buscarla para felicitarla y llevarnos firmado uno de sus discos. A mi de lo que me hizo acordarme fué del Further de Flying Saucer Attack

rafagaspop dijo...

Disco del año, sin duda...

Anónimo dijo...

Ojalá fuera cierto lo de poder traerla en gira por salas! Acabo de leer este post y estoy de acuerdo en los posibles reproches que alguno pudiera hacer a la música de Grouper, pero es que el "Way their crept" me pareció en su día un descubrimiento maravilloso.