11 septiembre 2008

El dolor, hijo, el dolor...



Mi relación con Thalia Zedek y Chris Brokaw viene de largo. Juntos y por separado han estado conmigo en muchos momentos personales y profesionales. Cada uno con sus cosas, sus dimes y diretes, sus rosas y espinas. Y a pesar de la erosión del tiempo, de los excesos de confianza (por mi parte), de la admiración que siempre he sentido por ellos, hemos logrado cultivar una amistad de la que me enorgullezco.

Pero (también, y me repito) a pesar de haber organizado varias giras de Chris Brokaw y Thalia, ya ambos en solitario, aunque hemos recorrido España y Portugal varias veces en la misma furgoneta, aunque hemos compartido camerinos, habitaciones de hotel, festivales, bares, chistes y carajillos, nunca me había atrevido a preguntarles si querían juntarse de nuevo para dar un concierto como COME.

Sin nada que perder, por fin lo hice. Y resulta que pueden. Lo harán. Estarán en el Tanned Tin 2008, el sábado 15 de noviembre, antes que Mount Eerie y después de Deer Tick (y desde luego un par de horas antes que The New Year, que tampoco podemos abusar), recuperando un legado que sigue teniendo sentido, tocando durante una hora o más y recordándonos que COME siguen siendo uno de los grupos más importantes de los últimos 20 años. Blues, rock y noise al servicio de la emoción pura. O como dice un amigo, del dolor sin más, del dolor.

ES OFICIAL,

COME are COMING

4 comentarios:

Pablo dijo...

¡Enooorme! Una de las grandes bandas de rock de la Historia del Mundo Mundial.

Poomse dijo...

Buff!!
¿Es concierto único?
Es decir, ¿se reúnen sólo para el tanned tin o puede que haya más?

en cualquier caso, muchísimas gracias!!

Poomse dijo...

Buff!!
¿Es concierto único?
Es decir, ¿se reúnen sólo para el tanned tin o puede que haya más?

en cualquier caso, muchísimas gracias!!

Jesús Llorente dijo...

Concierto único de verdad de la buena. Vamos, que ha habido que convencerles, que no hay previsto ninguno más (por lo menos por nuestra parte) y que dudo que vuelvan a hacerlo, pero nunca se sabe!