17 diciembre 2008

Darren Hayman: back to basics


Otra excepción (como Matt Elliott). Otro caso único (como Matt Elliott). Otra carrera en solitario, aunque con más obstáculos. Últimamente mi vida (personal y musical) está llena de excepciones, casos únicos y carreras en solitario.

'Pram Town' es el décimo álbum en la carrera de Darren Hayman, el tercero bajo su propio nombre tras 'Table for One' y 'Darren Hayman & the Secondary Mothern' y el sexto desde que en 2002 desmanteló Hefner, el mítico grupo de culto inglés. 'Pram Town' se grabó con una orquesta folk formada por miembros de Ellis Island Sound, The Wave Pictures y Smile Down Upon Us.

'Pram Town' era el mote cariñoso que se daba a Harlow, Essex a principios de los años cincuenta. Se acuñó para reflejar la súbita afluencia de jóvenes familias al 'New Town'. Los 'Nuevos Pueblos' se construyeron tras la Segunda Guerra Mundial, y se diseñaron para la vida contemporánea y del futuro como un antídoto contra las ciudades.

Yo no crecí en Harlow. Lo hice cerca, en Brentwood. Vivía en una casa de protección oficial de finales de los sesenta diseñada con la misma estética e ideales de Le Corbusier o Bauhaus. Amo y odio esos lugares. Sobre el papel son el epítome de la visión racionalizada del futuro que se tenía en el pasado. Cuando se construyeron, su simplicidad prístina henchía a sus dueños de orgullo.

Pero los pueblos no se diseñan: evolucionan. Ni el cemento desmoronado ni las grietas en el plástico ni todas las actividades municipales del mundo podrían darle un corazón a Harlow. Cuando todo el mundo en mi calle puso falsas cubiertas Tudor en las ventanas y dejaron de soñar con la modernidad, yo escapé a Londres.

'Pram Town' es un conjunto de canciones sobre alguien que no escapa. Un gran pez en un pequeño estanque, al que se le echa un cable mientras se escaquea de pagar el billete en el vagón de preferente de un tren.

Este es un disco sobre buenas ideas que salen mal. Es sobre cómo el orgullo puede hacerte perder el amor. Sobre una ambición desmesurada que luego se queda en nada. Y sobre el vacío en medio.

Darren Hayman


Página oficial con vídeo, canciones y textos

2 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Pues me ha parecido, compa Jesús, una música la mar de nutritiva, al menos en lo que respecta a las piezas que he tenido ocasión de oir. Por cierto, ¿este hombre se parece mucho a Ron Perlman, o son sólo alucinaciones mías...?

Un abrazo.

Jesús Llorente dijo...

Pues sí que... tiene un aire... Por lo visto el corte de pelo le costó algo así como 25 libras, y fue la primera vez que fue a un peluquero!