23 septiembre 2012

Fragmentos de un viejo diario: Tanned Tin 2010 (I de IV)



28 de enero, 2010 - Cuando eres parte contratante de la primera parte de un festival tan peculiar (por su tamaño, por su espíritu, y sobre todo por sus artistas) como el Tanned Tin eres siempre plenamente consciente de lo que sucede a cada momento. A las 10.40 de la mañana están probando sonido The Wave Pictures (mientras tú paseas con tu carpeta falsa por un parque de la ciudad de Castellon), a las 14:30 Dean & Britta han perdido sus maletas en el aeropuerto (mientras tú comes deprisa y corriendo), a las 16:43 Giant Sand (a quien un anónimo periodista definió acertádamente durante su actuación como “mucho chandal para tan poco deporte”) afinan sus guitarras (mientras tú vuelves al Teatro para imprimir la lista de entradas vendidas por internet). Todo sucede y se sucede con muchas capas y multiversos. En tu cabeza cobra al fin sentido la teoría de conjuntos y subconjuntos aprendida en aquella lejana EGB. Y como crees saberlo todo y controlarlo todo, se aprecia que los artistas se esfuercen tanto por salirse del guion, aunque no siempre lo consigan o al mirarte a los ojos después del concierto sigan pensando que han tocado solo para ti y los tuyos. Aunque te los hayas perdido porque necesitabas perderte.

No hay comentarios: