10 agosto 2010

Visionarios



Resulta inevitable que suene a experimento sociológico realizado por una raza superinteligente que se digna a visitar la tierra y analizar las peculiaridades de la raza humana, con su pequeño cerebro, sus emociones sin mesura, sus limitaciones físicas y espirituales. Pero es que a veces uno se siente así cuando, cual nativo de Ámsterdam, va de canal en canal intentando digerir lo que las diferentes cadenas públicas y privadas nos ofrecen cualquier tarde de lunes a viernes. Más que observar desde las “alturas” nos hundimos en las “bajuras” de la vida cotidiana de muchas personas que viven de la verdad a medias, de la mentira, de la confesión o directamente de la estafa.

Como en los consultorios de tarot que engrosan las arcas de la mayoría de las televisiones locales que en vez de postularse como alternativa a las nacionales o autonómicas son simples cutre-proyecciones de éstas, epígonos de cartón-piedra, no de pago pero sí de pega. En uno de ellos la gurú de turno (llamada Miss Carrusel), con una baraja y una esfera púrpura da consejos a las personas que llaman por teléfono. A veces se olvida de echar las cartas, y solo lo hace después de lanzar sus sabrosos comentarios, como si solo buscara ratificar en los astros o las energías superiores lo que ella ya sabe por simple psicología. Digamos que su ojo clínico es tan certero como el ojo con el que, afirma, ve a Dios cada mañana. De hecho el programa se llama “La casa de Dios entre nosotros”.

El caso es que en ocasiones las cuestiones que le planea la audiencia son del tipo “Miss Carrusel, creo que mi marido me engaña. Viene tarde a casa y se duerme sin darme un beso. Algo raro pasa, está menos cariñoso”. La futuróloga casi nunca da respuestas tranquilizadoras o de tinte conciliador. Concretamente, a menudo ha respondido “veo a una morena. Una morena mala. Vecina. O familiar. Es verdad, tu marido te engaña. Tienes que hacer algo o te lo va a quitar. Ve a por la morena”. Y todo gracias a una dosis de mundología, un poco de tarot y la bola mágica, que no para de dar vueltas. Imaginen a la esposa echándole en cara a su marido una infidelidad desvelada por Miss Carrusel, con pruebas tan irrefutables. ¡Una morena! ¿¡Quien será esa morena!? ¿Y si la vecina es morena? ¿Y su madre? El caso es que personajes de esta calaña salen día y noche por nuestra pantalla amiga dando consejos, indicando por donde van los tiros o los cuernos, con una osadía que ningún confesor o psicólogo tuvo jamás.

Y media España se deja llevar por supersticiones sin cuento, basando su vida en la quiromancia. Y lo peor de todo, también la vida de los demás. E incluso la muerte.

Artista del dia: Mat Riviere

No hay comentarios: